Esto último es el caso de los instrumentos de cuerda frotada que aquí vamos a tratar, con muchas similitudes por tener una raíz común, y por la importancia que desarrollaron históricamente, y que, por supuesto, se mantiene hoy en día: violín, viola, violonchelo y contrabajo.

 

 

Sus características constructivas son idénticas, sólo difieren en tamaño. Pertenecen a la familia de los cordófonos de arco y en concreto a la familia de la cuerda frotada occidental, que son, como ya dijimos antes: violín, viola, violonchelo y contrabajo. Varían, obviamente, las medidas, siendo el violín el más pequeño. El sonido se produce en ellos frotando las cuerdas con un arco, de ahí su denominación. Se componen, por tanto, de cuerpo o caja de resonancia y arco.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CONTINUARÁ…

Leave a comment